Plaza Don Ponciano del Amo y Escuelas.

La mitad del lado oeste de la plaza está ocupado por la parroquial de San Blás. Fue consagrada en 1912 en sustitución de la vieja iglesia de la plaza del reloj. Tiene planta de cruz latina con capillas laterales y dos sacristían en la cabecera. El primer cuerpo de la torre y el basamento es de arenisca roja. El resto de la torre de ladrillo. Y las paredes de tapial revocado. Hace unos años se restauró con arreglo de cubiertas, torre y pintura. Dentro se conservan altares de la primitiva iglesia, destacando por su altura el altar mayor dedicado al santo.

El resto de la cara oesta está ocupado por las escuelas de niñas. Hoy cerradas, es la sede del ayuntamiento. Dª Elena fue la maestra que más grato recuerdo dejó en mi generación.

Nº 1. Es la casa de los Infanzones. Es una casa reciente con jardin, naves, almazara y bodega. Recuerdo a su dueño, Don Joaquín Vicente, alto y enjuto, alcade franquista en mi niñez. Decían que había estudiado Derecho pero que no ejercía y que su padre le había dejado una pensión diaria de 15 ptas que se quedó corta. Ya de mayor pasaron penurias económicas y mi madre le regalaba alguna lechuga cuando le compraban tomates. A su fallecimiento la casa fue vendida por los sobrinos de Bilbao tras vaciarla de antiguedades. Alli vivieron Manuel Cubero y Eloisa Gómez. Hoy es de sushijos Lorenzo y María Jesús. Uno en Zaragoza y la otra en Ricla. De pequeño iba mucho por alli ya que le vendíamos la fruta a Luis Santed, el molinero, y allí la pesaba. TEngo oido que Don Joaquín es descendiente del titular de la plaza del reloj, Francisco Vicente.

Nº 2. Hoy está cerrada y sus herederos, de la familia de los huevitos, vienen poco. Alguna vez vemos a la hija de Miguel, María Barranco Guillén con su marido castellonense. Unos años estuvo allí la herrería de D. Agustín, serio pero muy amable, en la época que vino a ayudarle un sobrino. Más tarde se irian a la era la Marta.

Nº 3. Era la casa de Francisco Franco, de Inogés que casó con Trinidad Barranco del tío quicco. Yo no lo ví pero la gente mayor me cuenta que en la parte alta hacían baile y que estaba a rebosar. Lo que recuerdo es la tienda que llevaban Trinidad y su hija mayor, Rosita, mientras su padre trapicheaba con aceite, vino, viajes con el camión Ebro...un buscavidas. A nosotros nos subio las piedras para rehacer las paredes del campo de la Cerraday construir la balsa. En la parte baja de la casa, con entrada por Ramón y Cajal, tenían un molino de olivas a medias con su cuñado Lino Longares.

Nº 4. Casa familiar de las mayas, genealogia 4, aunque procedía de la familia de su padre Manuel Gómez. Siempre he visto a las dos hermanas solteras, Felisa e Inmaculada, que trabajando en Zaragoza, subían de vacaciones al pueblo. Hoy, ya mayor, vive Inmaculada y una familia de origen rumano que la cuidan. Ente la casa 3 y 5 hay una puerta trasera de la casa de los giles en la calle Ramón y Cajal.

Nº 5. Era la fonda de la familia "parrilla". Yo no conocí a los viejos pero sí a la hija soltera de la regentaba, María Barranco. Tenía el genio un poco alto y en los recreos no nos gustaba acercarnos a su fachada. Junto con Margarita Gimeno tenían puerta abierta a los veraneantes o gentes de paso. La compraron Andrés García Catalán, "confitero" y María carmen del Val, la "royeta". Sus hijos Andrés, Rocío y María tenian la escuela cerca. Hoy están por Alpartir.

Nº 6. Era la casa los molineros de apellido Vicente. Por las fotos recuerdo algo a la madre, Jesusa Gimeno, pero realmente de quien me acuerdo es de su hijo soltero, José María Vicente Gimeno. Ya fallecidos dos años estuvo una maestra, Amparo Collado, y después la compro Angelines Grima y su marido Carlos que suben de vez en cuando.

Nº 7. La tienda de Daniel Yagüas. Quien ralmente hizo la tienda fue su tío Antonio Salanova que ya cuando vivía en La Aldehuela se dedicaba al trapicheo de comestibles seguramente debido a su cojera que le impedía dedicarse al campo. Me llamaba la atención la cuchilla de cortar el bacalao encima del mostrador. Con el vivían Mariano Yagüas de Inogés y su mujer,  Miguela Gómez Salanova, sobrina de Antonio. Y los hijos del matrimonio Daniel, Pedro Ángel y Mercedes.

Nº 8. Reformada por Constantino Castillo e Isabel Cubero, era la casa de los padres del primero: Jesús Castillo y Ruperta Gómez. Me acuerdo de sus hijas Inmaculada y Felisa, no así de los chicos que eran bastante mayores que yo.

Nº 9. Se corresponde con la casa de Bardaji 14 ya comentada de mis tíos Andrés y Andrea.

En medio de la plaza, a la altura de la tienda de Daniel, hay una fuente de fundición que aguanta el paso del tiempo con sus heridas. Se puso en 1929 siendo alcalde D. Ponciano del Amo y responde, junto a las escuelas y el lavadero, a la política de construcciones de la dictadura de Primo de Rivera. En su día tuvo dos platos rematados en una pequeña piña por donde podía salir agua y caer de plato en plato hasta la poza que con un cilindro agujereado en altura, conservaba el nivel de agua unos 40 cms. Tambien dispoía de cuatro brazos con salida de agua. Hoy no conserba ninguno, solo un grifo de bronce y un cartel que puso el ayuntamiento rompiendo toda estética. En la cara sur hay un medallón en relive con el texto "Ponciano del Amo Alcalde-Maestro 1929". Ya en democracia se honró a don Ponciano con esta plaza.

De la plaza sale una calle hacia la carretera que llamamos de las Escuelas. Está ocupada por las viejas escuelas hoy reconvertidas en ayuntamiento y salón de baile. El antiguo jardín de la escuela donde ls más pequeños hacíamos el recreo, hoy es parque público limitado por un muro y una línea de cipreses poco estética y cuidada.

La única casa de la calle está numerada con el 3 y es la casa de Angel España que casó con una maestra, Dª Josefina Sanz que dejó la profesión al casarse. Ya de mayor, en la transición, retornó a la escuela para cobrar su jubilación. Tuvieron muchos hijos y les dieron estudios. Por Santa Cruz solo se ve a Ángel y Raquel. La casa corresponde a la ampliación del casco urbano del primer tercio del siglo XX con familias pudientes que necesitaban espacio para bodega, molino y huerta. De joven se realizaban el baile del pueblo en la parte baja, incluso nos comimos un cochinilo donado por la granja cuando estuve en la comisión.

Cercano a la calle de las Escuela, pero encima de la carretera, la familia de los"moscas" construyeron dos chalets adosados que usaban de verano. Los moscas habían emigrado a Monzón. Hoy es de un vendedor ambulante llamado Antonio Delgado Marín que vive con su mujer y dos hijas.

En la misa carretera tambien esta el viejo edificio de la cooperativa oleicola San Blas. Creada en 1949 por las familias con más olivos pero que no tenían molino. Funcionó muy bien hasta los años 70. Despues estuvo cerrada durante años y al final la compraron los chatos. Pepe y Valentín Castillo. En la hornacina había una pequeña figura del santo que un día desapareció. Delante de las ventanas siempre hubo una mancha de cal de cuando hicieron la obra.