Calle Costa, Joaquín

Nº 1. Es un patio de vecinos con salida a la calle de la Hoya ahora San Blas. Hay dos casas. Subiendo por las escaleras a izquierda está la casa de Isabel Gimeno Boned, la católica, hoy de sus hijas Paquita e Isabel. Quien más sube es Josemari, marido de Isabel. De chico recuerdo que vivían con ellas su padre Miguel Gimeno Becerril y su hermano soltero, tambien Miguel. La otra casa, pequeña y con luces a la Hoya es del hijo de Lucas Gómez, Juan José. En la parte baja hay cuartos con salida a la Hoya de las dos casas.

Nº 3. es un patio que tambien llega a la Hoya. Hay varias casas. En tiempos venían unos catalanes mayores con sus nietos. Es la casa que compró Eduardo Cabeza Pradillos, el soriano y su mujer Rosaura Gimeno Longares quienes arreglaron la fachada y la terraza. En la misma escalera pero con lucez a la Hoya hay una casa donde vivía la tía Inocencia Cebrian, la codina, y su hijo Pascual Barranco Cebrian, el conejo. Recuerdo poco al marido, Pedro Barranco. La casa es hoy de la hija, María, y la tiene alquilada a Bunama. Desde el mismo patio se puede acceder al número 5 y a unos bodegas.

Tambien con el nº 3 esta rotulada la casa de Valentina Gomez Serrano. No lo recuero, pero alli vivían sus padres Evaristo e Hipolita. De vez en cuando suben de La Almunia Valentina y su pareja, Francisco. Un tiempo tambien estuvo su hijo Luis.

Nº 5.- Es la casa de los tropos, tengo una foto con el matrimonio de Catalina y Pantaleón en la ventana. La casa pasó a su hija Miguela, casada con el "cartero Mores" y hoy la ocupa su hijo Miguel Angel y famiia.

Nº 7. Es la casa de los pepos, por su dueña, Josefa Galán que vivía con su marido, Dionisio Gimeno, y su hijo José Luis. Hoy están Pepa, José Luis y Rosa. Parte de la casa era antes un pasillo profundo y hacia la Hoya donde recuerdo al guardia, Dionisio Longares Galán y su hija Ramona Longares Castillo. Ahora se que Dionisio era viudo y otros hijos tuvieron que ir al hospicio. Tambien recuerdo vagamente que a la derecha de la puerta de entrada había una gran puerta de madera correspondiente a una carpintería.

Nº 9. Solo he conocido en la ventana del primer piso a Agustin Júlvez Pablo. Hoy la tienen de peña su sobrina Angelines Cubero Júlves.

Nº 11. Es un patio de vecinos que identifico con Antonio Velilla casado con Alejandra Gimeno y sus hijos, al que más recuerdo es a Galindo. Hoy es del yerno, Bernabé. Los hijos suben poco. Otra hija, Dorita, se ha comprado casa en la calle Bardají. Tambien recuerdo en cierta ocasión que fui con mi madre a cambiar un puchero de aceite por otro de miel en este patio, la casa era de un cucho. No sé si era Dionisio o Mariano. Ahora la usa de verano una hija. En el mismo patio tiene casa la hija de Calixto, hermana de Pablo. HOy vienen poco su marido e hijo

En el mismo edificio con entrada por el nº 11 hay varios cuartos bajos sin numerar que deberían llevar el 13, 15 y 17. El 13 es un cuarto de Bernabé que antiguamente era el acceso a una mini casa de los garrosos y unois cuartos de los valeros. El 15 sería de Valentina, nombrada en el nº 3. Y el 17 de Jolito, el hijo de la tía Presedes que tiene la casa enfrente.

Nº 19. Es el patio de vecinos más grande de Santa Cruz. Por la izquierda estaba la casa de la tia Patricia y su marido León Lahoz de los Reyes. La compre y junté con varios cuartos entre ellos uno de mis abuelos chincanes. La siguiente era de Gonzalo Gimeno, solo tenía cocina y una habitación. TAmbien la junté. Debajo una casa que usa poco Eleuteria. Debajo un pasillo con acceso a bodegas y corrales.

Por la derecha un cuarto de Gonzalo, dos casas de Domingo Hernández y Eletureria Gómez Júlvez, un cuarto de las Inmaculadas, casa de Serafín Gil, antes de sus padres y ahora de su sobrino Luis que ha añadido el granero de los garzas, debajo cuarto de la tía Patricia. Ya fuera, hacia la Hoya hay más construcciones: tocinera, cuadra y descubierto convertidos en un almacen y acceso a bodegas. La casa de los padres de Petra, la ronca, que compraron los madrileños, luego Lino Longares y Roberto el andaluz, hoy hundida. Casa vieja de la famiia Gil, semiderruida, y casa de Gaudioso Simán Marco y Piedad Crespo, hoy vacía salvo el garaje que usa Pedro Manuel. Esta última parte del patio tiene salida a la Hoya.

nº 21. Es un patio, hoy cerrado, que bajaba a la Hoya. Allí recuerdo a una hermana de Gaudioso, de mote la muio o la pobre. Tembien, más reciente, los suegros de Jesus Angel Jimeno Castillo, al primo de Olga, Joselito. Bajando patio a bajo la casa de Antonio Orduñez y su madre, la tía Ines. Y otra que ya se había hundido de la madre de Isidoro que casó por Pilar la plenas.

Nº 23 y 25 Hoy son las dos de Antonio y Beni Roy. Creo que una de ellas era de Ramona Longares. En el 23, patio, hay otra casa donde vivió Esperanza Barranco y su marido Mariano Galán con sus hijos antes de cambiarse al nº 20. Y abajo, entre los corrales, hay uno de Josémaria Hernández y Pascuala Domínguez.

Nº 27. Era de Basilisa, no se el apellido, una pobre que iba con cabras. En los últimos años de vida se vino con ella una hermana monja. Hoy esta vacia.

Nº 29. Es la casa de Juan Carlos Carnicer y Angelinés Cubero con sus hijos Azahara y Carlitos. No se quien vivia antes.

Nº 31, De los padres de Angelines, Antonio y Blasa. Entre ambas, la carnicería.

Nº 33. Es un patio con arco. Aqui vivian los confiteros al volver de Zaragoza, Andres García y Valeriana Catalán.

Nº 35. Es el patio de los cacunes, de los cotoneras. Creo que alli estuvieron la señora Daría y Nicolas. Tambien Ines la cutití y su hijo José Peréz. Al cerrar los patios los recuerdos de pequeño se pierden.

Nº 37. No se de quien sería, pero últimamente era de Primitivo Romeo y Ascensión Catalán.

Nº 39. Está vacia, se que es de Gonzalo Jimeno Peña. Algun años la usaron sus hijos de peña.

Nº 41. Es la casa de los queterres. Alli vivía Ángel Barranco y su mujer, Carmen la perricachina con su prole. En cierta ocasión su hijo Javier me tiró un puñado de viruta con una piedra dentro y me hizo una cuquera. Allí fui a curarme. Hoy es de otro queterre, José el taxista.

Nº 43. En los últimos años ha sido de Agustina Júlvez Hernández, tía de Olga.

Nº 45. Alli vivian Miguel Olivan, su mujer Pascuala Roy y sus hijos hasta que se cambiaron a la calle Goya. Ahora es de unos hijos del pueblo que estan por Barcelona, vienen todos los veranos.

Lo que hoy es el consultorio médico, lo conocí como cambra. En aragonés habitación. Que aquí se usaba como calabozo provisional. Ota parte se correspondía con habitaciones del nº 2 que por su mal estado derribó el ayuntaminto.

Nº 2. Fachada vieja sin arreglar, aquí vivía la tía Valentina y su hijo Pedrito, de los hileros. Tambien estuvieron Ángel Pablo Garza, su mujer Patro Jimeno y sus hijos: Sagrario, Angel y Esther. Por el patio tambien tienen paso los nº 6 y 8.

Nº 4, no existe, puede corresponder a una bodega.

Nº 6. Es la casa de Joaquín Roy y Basilisa Cubero Lahoz. En tiempos vivio una señora sin hijos, Teresa.

Nº 8. Viven mis tios José María Hernández y Pascuala Domínguez. Las hijas, Lourdes y Pili, estan por Calatorao.

Nº 10. La casa de la tía Presedes y sus hijos solteros Antonio, Elias y Jolo.

Nº 12. Casa de los francisquillos. Recuerdo ir con mi padre a pagar el cupón de la Seguridad Social. Estqaban la madre, Inmaculada y sus hijas Inmaculada y Pilarin. Carmina ya estaba casada y Juan Antonio en el seminario. Se adornó el pueblo cuando dijo su primera misa.

Nº 14. Casa de Clotilde hoy de su sobrina de Valencia. Tambien tiene casa Alejandrina y sus hijos. Todos vienen de verano o fines de semana sueltos.

Nº 16. Aquí vivía la tía Vicenta, su hijo Ismael y su nieta Teresa. Su yerno, Justo, estaba por la calle Rafael Monares. Hoy estan Javier Hernández, viudo de Teresa, y sus hijos: Javier, Estefanía y Familia.

Nº 18. Es parte de la casa de los chiles de la calle Goya.

Nº 20. Aqui se trasladaron el matrimonio Mariano Galán y Esperanza Barranco, con sus hijos Mariano, Pedro y Juani.

Al final de la calle, núros pares, quedan dos casas:

Nº 22. Les llamábamos los codinos, por Vicente Camino de Codos que casó con una santacruzana y tuvieron dos hijas. Arreglaron la casa pero vienen poco.

Nº 24. La casa del tío Luquillas, Félix, ya viudo cuando yo era pequeño. Mi padre le labraba algún campo.

El final son unas bodegas que algún año tuvimos de peña, con arcos de ladrillo y profundas. Corresponden al nº 13 de la calle Goya.