Arqueología

Estudié bachillerato elemental en el colegio Santo Domingo de Silos de Zaragoza y tuve la suerte disfrutar de las clases de Historia con un cura, Juan Bautista. Fué a primeros de los 70. Su forma de enseñarnos estaba muy lejos de la educación encorsetada de la época. Aquello caló en mí. Desde entonces disfruto con la Historia y las Ciencias Auxiliares. Gracias a mi maestro de Filosofía en Córdoba, el hermano Erviti, a la prehistoriadora Pilar Utrilla, al abuelo Antonio Beltran y su saber enciclopédico, al geógrafo Salvador Mensua, al maestro de la Celtiberia Paco Burillo, al medievalista José Luis Corral, a las clases de arte de Lacarra, y a otros muchos que me dejo en el tintero, tengo un interés especial por los objetos del pasado. Los custodio como salvaguarda de patrimonio cultural, de aquí o de allá. Hallazgos casuales, compras en mercadillos, en Ebay o en subastas. Nunca como expolio de, sino para evitar perdida de, y a disposición de.