Los hombres de La aldehuela hacia 1959 con el padre Emilio y Don Arturo.

Existen dos fotos del mismo día, una de hombresy otra de mujeres con niños. Ésta segunda algo borrosa pero con más información. El padre Emilio era misionero y vino a predicar por los pueblos. Don Arturo, que esta sentado y como ausente, era el párroco del pueblo. De izquierda a derecha y de arriba bajo tenemos a:

  • Una colacera de Tobed, que casó con el sardinero y que se coló en la foto.
  • Francisco Lahoz Lahoz, el tío paco, el "josito", que casó con María Romea la "rosquina"
  • Mariano Yagüas, de Inogés que casó con Miguela Gómez Salanova, padres de Daniel él de la tienda.
  • Silvestre Castillo Salanova, soltero, último residente en La Aldehuela.
  • Padre Emilio
  • Antonio Lahoz Romeo que casó con Beni y tienen la casa de la plaza de La Aldehuela.
  • Julián Hernández Hernández, "chincán" casó con Vitoria Orera Ceamanos de Viver, y fue el último alcalde del pueblo.
  • Pedro Hernández Hernández, hermano de Julián, casó con Suceso Roy de Santa Cruz.
  • Doroteo Catalán Condón, de Viver, caso con Pilarín Lahoz, yerno de Francisco Lahoz Lahoz.
  • Manuel García Hernández, el tío "monillas" casado con la tía Martina, no tuvieron hjos.

Agachados y en la fila intermedia:

  • Domingo Lahoz de los Reyes, el parro, de Santa Cruz, casado con Asunción Domínguez de los "juanimedios"
  • Matías Gómez Hernández, soltero, de la tía María, primo de los chinchanes.
  • Daniel Yagüas Gómez, hijo de Mariano y Miguela, hoy tiene tienda en Santa Cruz.
  • Gabino Gómez Salanova, hermano de Miguela, se bajaron a Santa Cruz y luego marcharon de santeros a la ermita de Alfajarín.
  • Tomás Longares Gómez de los "valeros" de Santa Cruz que casó con Rosa Gómez Castillo.
  • Juan Antonio Lahoz Domínguez hijo de Domingo y Ascensión.
  • Hilario Castillo Salanova, de los chatos, hermano de Silvestre y otros muchos. Casó con la vivileja Carmen Catalán y tuvieron amplia prole.
  • Vicente Gimeno Ibarra, soltero, de Viver, que se bajó a vivir con su hermana Jorga.

Y en la fila inferior:

  • José Pérez Vicente, camparrinos, hijo de Ines.
  • Ángel Gómez Castillo, de los plenas, hermano de Rosa, Pilar..
  • José María Hernández Barranco, de los parrillas de Santa Cruz que casó con Pascuala Domínguez Gimeno y vivió una temporada en La Aldehuela
  • Don Arturo el párroco.
  • Fuera de grupo, a la derecha, se identifica a Juana, de Viver, que casó con Faustino Castillo Salanova.

Estamos a finales de los 50, en pleno Nacionalcatolicismo y la consigna es reforzar la coexión religiosa alrededor de la Iglesia. Toda España vivió una cruzada misionera. El padre Emilio estuvo hospedado alrededor de una semana en casa de Antonio Lahoz y Beni Roy. La cámara posblemente era de algun acompañante del Padre Emilio ya que tambien se conservan fotos de esos días en Santa Cruz.

En cuanto a los habitantes de  La Aldehuela la mayoría se bajó a Santa Cruz. Es el caso de Francisco, Mariano, Julian, Doroteo, Gabino, Tomas, Hilario y José María. Algunos marcharon a Zaragoza como Antonio, Pedro, Matías, Juan Atonio. A Tobed marchó Ángel. Vicente, hermano de mi abuelo Juan, murió allí. Tenía yo 6 o 7 años y subí al Rebentón para avisar a mis padres que estaban arrancando lentejas. Silvestre pasó sus últimos dias en Santa Cruz, pero mientras pudo vivió en la casa familiar. Lo considerams el últmo habitante de La Aldehuela.

El exodo lo inició la familia de los Chinchanes, mis abuelos. En 1948, mi madre tenía 17 años,  la familia con sus hijos solteros se bajó a vivir a Santa Cruz. Compraron la casa de la cale Ramón y Cajal 12. Allí en el solanar, sentado en un sillón de nimbre recuerdo a mi abuelo Mariano, ya mayor y gordo, tomando el sol. Un matrimonio que le costó decidirse fue el de José María Hernández y Pascuala Domínguez, con la abuela Jorga y la tía Pascuala, además de su hija Lourdes. Se bajaron en 1965, Pascuala tenía 33 años. Cada familia tuvo un recorrido distinto pero todos ansiaban lo mismo, vivir en un pueblo más grande y seguir cultivando las tierras que les daba de comer. Y desde Santa Cruz se podía subir a trabajar las tierras de La Aldehuela, sin olvidar que muchos también tenían propiedades en el término de Santa Cuz.

Hoy La Aldehuela está arruinada, cada año empequeñece, las casas se hunden, las zarzas colonizan la calle de La Iglesia, el ganado borra sendas y la Iglesia pasa desapercibida desde que se tiró la torre por miedo a que su hundimiento pillara a alguno. Las goteras van haciendo su trabajo año tras año.